1.09.2012

Lecciones de póker: A chip and a chair

Comparte esta historia en:

El tipo de la foto que acompaña esta entrada se llama Jack Straus, nació en 1930 y murió 58 años después. Fue un jugador de póker profesional que ganó el campeonato mundial en 1973 y en 1982. Su jugada más famosa, la que lo encumbró al Olimpo de los jugadores de póker, tuvo lugar en 1982. Este tipo es recordado no sólo como un gran jugador, sino como uno de los más imaginativos y sorprendentes.

En aquella mítica partida de 1982, Strauss perdió todo lo que tenía. Cuando recogía sus cosas para abandonar la partida encontró una ficha de 500 dólares debajo de una servilleta. Por un detalle técnico, no había dicho “all-in”, es decir, algo así como “voy con todo” o “me juego todo”, pudo continuar en la partida. Esto sería impensable en cualquier partida actual.

El caso es que Straus se volvió a sentar en su silla, con su ficha de 500$ y siguió jugando. Poco a poco se fue recuperando y su mala racha cambió totalmente. Dos días después ganó el torneo, nada menos que el campeonato mundial.

Este hecho dio lugar a una de las frases más famosas del mundo del póker: “one chip and a chair” (también se dice “a chip and a chair”). Esto quiere decir literalmente, “una ficha y una silla”, y en modo figurado quiere decir que mientras hay vida hay esperanza. Es decir, que todo lo que necesita uno para ganar, para salir adelante, y poder seguir optando a ganar, es a veces únicamente lo mínimo, en el caso del póker, un asiento en la partida y una ficha para apostar.

0 comentarios:

Publicar un comentario